Jornades de la Galera al Restaurant Antic Molí d'Ulldecona amb el xef Vicent Guimerà


AIGUAMOLLS DE L'EMPORDÀ
BIENVENIDOS A LO IRREPETIBLE

Per Roman Aixendri
Foto i vídeo: Andrei Moldovan
Montaje: Rosa Palmer



La belleza se manifiesta como una danza donde todos los movimientos estarían armonizados de manera espontánea. Las personas, intuitivamente, sentimos los ritmos y las cadencias como algo placentero. En estas marismas situadas en l'Empordà las cigüeñas, los alcedines, las tortugas y los gamos, entre otros animales, parecen menearse coreografiados. Todo para deleite de aquellos que hacen birdwatching o de los caminantes que miran curiosos la voluptuosidad de la Madre Naturaleza en este paraje.

No sólo el movimiento es armónico y relajante. El graznar de algunos pájaros, como las mismas cigüeñas, que actúan como percusionistas de sinfonías aladas, despierta admiración. Las reinetas croan y algún abejaruco pía con la delicadeza de un castrato. Sin duda alguna que este Parque Natural situado en l'Alt Empordà es como un Liceo donde tienen cabida óperas improvisadas. Nosotros, viajeros, sin casi darnos cuenta, hemos empezado a movernos al ritmo de estos sonidos. La música tiene este poder: actúa como un hechizo.

Para que la cosa funcione ha de haber equilibrio. Los curiosos tenemos que ser cuidadosos para que las marismas se sostengan, del resto se encarga la fauna y la flora.

Quizás por este motivo a menudo podremos ver caballos, altivos y pastando, encargados de no dejar que las plantas crezcan demasiado.


Después del Delta del Ebro estas marismas de l'Empordà constituyen el conjunto pantanoso más importante de Cataluña. De hecho, aquí todo el mundo quien quiera podrá ver de tan cerca los animales que no sabremos nunca si somos nosotros que los miramos a ellos o ellos quienes nos observan a nosotros.

La salida del sol es, sencillamente, impactante. Sobre todo si el reflejo del amanecer baña las pieles morenas de los gamos que todavía perezosos salen agradecidos a deambular atraídos por la placidez que les regala el día. Ahora uno menea la cabeza y su cornamenta nos impresiona. Ahora el otro juega con sus compañeros y nos roba una sonrisa. En estos lugares se siente respirar lo salvaje y el llamamiento de la naturaleza, su tranquilidad, su equilibrio, su sutileza...

Quizás sea una utopía el sueño de Rousseau de volver a la naturaleza primigenia. Los seres humanos nos hemos vuelto demasiado domésticos. Sin embargo, nos gusta soñar y pensar lo bonito que sería poder danzar con estos animales, ni que fuera durante una milésima de segundo, ni que fuera por amor a su belleza.

Cae el telón, un birdwatcher nos mira con sus prismáticos, nos ha confundido con un calamancillo, después, una vez se ha dado cuenta de su error, vuelve a mirar al horizonte distraído. Quizás cuando caiga la noche los animales silenciarán sus instrumentos y ya no quede nada de aquello que ha sido el día de hoy. Mañana otra actuación improvisada tendrá lugar. Sonreiremos y nos diremos a nosotros mismos: bienvenidos a lo irrepetible, bien hallados a l'Empordà.





JAigüamolls de l'Empordà al Parc Natural

Jornades de la Galera al Restaurant Antic Molí d'Ulldecona amb el xef Vicent Guimerà


Aigüamolls de l'Empordà al Parc Natural


Jornades de la Galera al Restaurant Antic Molí d'Ulldecona amb el xef Vicent Guimerà

Jornades de la Galera al Restaurant Antic Molí d'Ulldecona amb el xef Vicent Guimerà


Aigüamolls de l'Empordà al Parc Natural


Aigüamolls de l'Empordà al Parc Natural


Aigüamolls de l'Empordà al Parc Natural






Más routecru


Mas del Joncar, tiempo al tiempo

El rincón Miquel Sunyer. Cala Estreta


Guía


Hotel Restaurant Comte Tallaferro

Hotel Restaurant Can Batiste









TRAVEL CULTURE

         



Equipo
Contacto
Contratación
Trabaja con nosotros
Condiciones de uso
Política de privacidad
©rreset 2016